¡Cumpleaños feliz!

Sra. Pinkman cumple 1 año de vida y, para celebrarlo, hacemos un 20% de descuento en muchas de nuestras piezas.
Aquí os mostramos algunas.









Ver más...

El guateque

Hi, muchachada! Ahora que estamos de vuelta de las vacaciones (el que las haya tenido), tendremos que organizar un guateque con los amigos, ¿no? 
Pues agiten la coctelera porque tenemos los complementos perfectos para tu mueble-bar. ¡Ahora sólo nos falta el tocadiscos!



Televisor en el dormitorio, ¿sí o no?

La Sra. Pinkman no es muy partidaria de poner televisor en la habitación, aunque si se trata de televisores sobre una tela diseñada por Dorothy Tsang, está encantada.

Tanto en el dormitorio como descalzadora como en el salón para poner los pies y relajarse viendo una buena película, quedaría perfecto.

Más info...



Todo controlado por aquí arriba

Cuando, en un principio, dijimos que Sra. Pinkman se subiría al Sputnik, no nos equivocamos. Ella está decidida a subir al espacio de alguna manera y, para ir haciendo cuerpo, va haciendo sus planes y planos para hacer realidad su sueño.

De momento, deja plasmado su arte en algún mueble que otro y aquí os mostramos uno de ellos. Se trata de una mesa con altura regulable gracias a un antiguo pie industrial al que se le incorporó un tablero. Sobre él, la buena señora, se dedicó a dibujar lo que se le vino a la cabeza de cómo sería su futura nave, así que, como quedó bonito, lo barnizamos y dejamos su huella aventurera.

Más info...



Amarillo refrescante para el veranito

Ha entrado el verano con fuerza. Con la misma con la que nosotros, los Pinkman, estamos dispuestos a seguir trabajando para encontrar joyas, restaurarlas, transformarlas y vestirlas de fiesta.

Aquí os presentamos dos opciones para darle un toque alegre a vuestra casa, una más clásica, una mesita de los años 40 a la que le hemos forrado las puertas con tela, y otra más retro, dos mesitas de los años 60, con patas bambi y lacadas en amarillo limón brillante.

Esperamos que os gusten!

Más info...



"Epiplectic bicycle", de Edward Gorey en una mesita auxiliar.

A lo largo de estos meses hemos demostrado que nuestro afán no es decorar casitas de muñecas, pero también es cierto que hay para todos los gustos. 

Nos gusta el color, los tonos pastel y el aspecto desgastado aunque a veces, sacamos nuestro lado punk y tan pronto escribimos una frase de Los Ramones en un cajón como exhibimos una serie de ilustraciones llamadas "Epiplectic bicycle", de Edward Gorey, en una mesita que guarda en su interior la oscuridad más aterradora.



¿Colgamos las chaquetas?

Ya ha llegado el momento de sacar la ropa de verano y guardar los pesados abrigos y bufandas. Ahora, en su lugar, pondremos sombreros, pañuelos y alguna rebequita por si se pone fresca la noche.

Así que, además de guardar los abrigos, vamos a deshacernos también de los tristes percheros para dar alegría a nuestra entrada con estos preciosos percheros de estilo Thonet, uno amarillo real y el otro en rosas degradados.

¡Disfrutad del buen tiempo!




Si se fuma, que sea con clase!

Desde Sra. Pinkman no juzgamos ni juzgaremos nunca los vicios de nadie, aunque sí lo haremos si se hace en un triste cenicero de cristal de los chinos. 
Por eso, SI SE FUMA, QUE SEA CON CLASE, por favor!

Aquí os damos dos opciones para que, cuando lleguen los amigos a casa, se queden sorprendidos cuando digan: "¿se puede fumar? ¿tienes un cenicero?"...


Lámparas vintage para la primavera

¿Cambiamos las lámparas de casa? Las tenemos muy vistas y, toda una vida viviendo en una casa donde no cambiemos nada...

Yo apuesto por ir cambiando algunas lámparas y aquí os damos tres opciones para el techo, con un toque muy vintage "a la par que moderno", ya que algunas tienen unos cables muy llamativos.



Mírate

Fue verlo y parecernos una joya retro inconfundible. No era como lo veis, evidentemente.
Le dimos un precioso rojo brillante para que llamase más la atención, si cabe.

Un espejo que quedaría precioso en una entrada, encima de una cómoda o incluso en un baño.


Espejito, espejito...

Nos hicimos con muchos espejos sol y tan pronto entraron al taller como salieron para decorar paredes de bonitos pisos. Nos iremos haciendo con más, no os preocupéis. 

!Y para muestra, un botón! Aquí tenemos una prueba gráfica de lo bien que han quedado los espejos que han salido del taller Pinkman y que no han llegado a "pisar el blog".

Pero aquí no acaba todo. De momento tenemos un precioso espejo "sol" rectangular. Tiene las hojas solapadas y un precioso color dorado antiguo.


¿Hacemos la maleta?

Pobrecita, cómo la encontramos...! Esta preciosa maleta ha dejado de servir para transportar ropa en los viajes cortos para ser un objeto decorativo muy vintage, dándole unos mimos y una buena sesión de decoupage.

Podemos usarlo para guardar nuestros libros, como caja de costura o revistero en el salón. Por fuera es bonita, pero por dentro, más.


Ma-Of: una joya en mi escritorio

La Ma-Of es una de las lámparas significativas que hubo en los despachos de abogados, médicos, notarios... a finales de los años 70, cuando desapareció la famosa fábrica FASE MADRID.

Muy valorada hoy por expertos en interiorismo y cotizada en ferias internacionales, esta lámpara, constituye una auténtica pieza de coleccionista, acabada en madera de roble y acero.



Antigua "tocinera"

Desde que la vimos nos enamoramos de ella. Estaba sucia y con señales de haber sido atacada por la carcoma, pero nos dio igual: todo se puede arreglar.
Tras pasar el período de cuarentena con su correspondiente tratamiento, nos pusimos manos a la obra y conseguimos esta preciosidad.

Aunque en su origen estaban en las cocinas de las casas donde se hacían chorizos y demás derivados de las matanzas, ahora son muy valoradas en las casas modernas, tanto para la cocina como para usarla como escritorio, en un salón, baño, entrada o cualquier otro sitio.

Si antes de arreglarla nos encantó, ahora me va a costar separarme de ella.




Juguetes para toda la vida

Tenemos nuevos tesoros que mostrar. Se trata de una serie de juguetes, muñecas y trajecitos que dejaron de venderse en los años 80-90 y que hemos recuperado.

Si me diesen a elegir entre todas las muñecas que viví de niña, elegiría sin duda la muñeca Nancy. Son de esas muñecas de las que nunca te olvidas, guardas, lavas, vistes... 

Esperamos que os traigan buenos recuerdos y que, a la hora de elegir juguetes para nuestros hijos, no sean de los que usan un tiempo y tiran porque no les tienen ningún cariño, sino de los que guardan como hice yo y que me han acompañado durante tantos años.